La Equilibrista editorial presenta sus novedades en poesía: “Cada lágrima pedía una palabra”, “Mi hombre bueno” y “Ecos”

Marimar López Almagro ha sido ciudadana de diversos lugares de España. Su formación académica discurrió por el ámbito de las ciencias y ejerce la geología como profesión. Es autora de algunas publicaciones técnicas. Cada lágrima pedía una palabra (Editorial La Equilibrista, 2021) es su primera obra literaria publicada y su presentación como poetisa.

“Cada lágrima pedía una palabra” es un poemario escrito casi a modo de diario. Se trata de confesiones íntimas que nos desvelan las entrañas de una gran historia de amor. Estas confesiones se convierten en poemas apasionados en los que se hace una loa desmesurada tanto hacia el amor en sí como hacia la persona objeto de ese amor. Se desarrollan una serie de dudas y contradicciones que siembran cualquier relación sentimental.

“Pero araño la parte interior del cráneo para despegar alguna expresión,

mirando la pantalla sin saber qué va a ocurrir primero,

que yo escupa por fin un sentimiento o

que aparezcas tú como de la chistera de un mago.”

(Cada lágrima pedía una palabra, La Equilibrista)

En el poemario “Mi hombre bueno” todo encuentro es el simulacro de un desencuentro. La narrativa del amor es un solitario reproche a aquello que nunca se dejará poseer, y que, en su imposibilidad, permite establecer el constructo del otro –de lo otro–, como un re-conocimiento de la reducción del yo al deseo insaciable de la unión. “Fuera de mí no te conozco, fuera de mí jamás te he nombrado, fuera de mí eres solo la periferia de lo que corrompe a la carne en carne y mata a la belleza en su hambre originaria”.

Alaciel Molas González (México, 1982). Actriz, directora, dramaturga y docente del Centro Universitario de Teatro, UNAM. Tiene tres libros publicados: de poesía, Tríptico de una autopsia (biografía de lo imposible), y de teatro, Cuando nos llamábamos Benito Cereno o érase una vez en dos actos / Las pepenadoras (editorial EÓN); de filosofía teatral, El problema del acontecer escénico teatral, una aproximación fenomenológica a la intencionalidad teatral (UNAM-CUT).

“Deja que te invente el abrazo que amanecías en la infancia, deja que te pronuncie la carne como si fuera desde siempre tuya, deja que te lleve como caricia, dondequiera que estés, y perdóname desde ahora el horror al que mi pobreza te ha confinado: serás un mundo, serás la gracia de lo que halló boca en mi silencio, serás un bosque en el bosque de lo que pobló su miseria, serás el principio de todas mis historias, dormirás en todas mis camas, te diré que apagues la luz por miedo a mi desnudez y tú creerás que esta es la primera vez que me entrego; serás la vida y yo pretenderé que puedo dejarme poseer, que tu hambre domesticó mi entrega…” (Mi hombre bueno, La Equilibrista, 2020)

Pedro Rubén Piñol García (Tortosa, 1953) estudió Economía y Filosofía en la Universidad de Barcelona y siempre ha sido un lector habitual de una amplia gama de textos. Es un atento observador de la vida que le rodea, cosa que le incita a reflexionar sobre las personas, su existencia, sus valores y la sociedad que las acoge, aspecto que se refleja en sus obras.

El poemario “Ecos” se divide en tres apartados, con sus “ecos de la cotidianidad”, “ecos de la diversidad” y “ecos de la reflexión”, que dan cuerpo a la obra y que, aparte de desmitificar ciertas cuestiones, ponen el acento en un enfoque diferente al que por tendencia estamos acostumbrados a ver. De cualquier modo, intentan ser muy sinceros y si “la poesía es un arma cargada de futuro”, tal vez resulten útiles a las personas que los lean.

“La fantasía del niño no emula ningún pasado,

es un presente sincero que da vida a lo gastado,

es una luz sibilina de un fulgor arrebatado

o una espada afilada que rasga los velos falsos.”

(Ecos, La Equilibrista)

https://www.laequilibrista.es/categoria-producto/poesia/

Más artículos

Gran Paintball Madrid

La llegada de la pandemia ha forzado a muchos...

Eurocopa 2021: análisis de las principales selecciones de fútbol

VENEZUELA - El informe, redactado, por el periodista Tomás...