El transitario, ¿cuáles son sus funciones?

Las empresas que se dedican al comercio internacional están acostumbradas a realizar de forma periódica operaciones de exportación e importación a través de diferentes medios. Ya sea por barco, por avión, tren o carretera, cada día se llevan a cabo millones de envíos y recepciones en todo el mundo. En todos ellos, cobra especial relevancia la figura del transitario.

Un transitario es aquel profesional que se encarga de organizar, planificar y coordinar el envío de mercancías de una empresa. Una figura que actúa como un intermediario entre el exportador o el importador y las empresas de transporte. Su presencia hará que cualquier operación de este tipo se desarrolle de forma segura, eficiente y rentable para todas las partes.

Las tareas principales de un transitario

La principal tarea del transitario o la empresa transitaria es organizar, planificar y coordinar el envío para que llegue de forma correcta a su destino. Es decir, es la figura que se encarga de todo lo relativo al transporte de mercancías, incluyendo aquí los diferentes trámites y gestiones que han de llevarse a cabo.

El transitario no es quien mueve físicamente la mercancía, sino quien se ocupa de que la empresa exportadora tenga a su disposición el mejor método de transporte. De ahí su labor como intermediario entre quien exporta y quien recibe con las empresas de transporte más adecuadas.

Los transitarios son expertos en logística, por lo que son contratados por su experiencia y sus conocimientos en el sector. No en vano, son capaces de asesorar a las empresas en todo lo relativo a las operaciones de exportación e importación. Sin ir más lejos, le informan sobre las mejores rutas comerciales, las más rápidas, seguras y económicas, etc.

Es por todo esto por lo que la figura del transitario sigue teniendo un papel fundamental en las operaciones de comercio internacional actual.

Modos de envío de mercancías

Los transitarios gestionan operaciones con diversos métodos de transporte:

● Transporte marítimo

● Transporte por vías navegables interiores

● Transporte aéreo

● Transporte ferroviario

● Transporte por carretera

● Transporte multimodal e intermodal

Este último cada vez es más común entre las empresas, ya que son muchos los casos en los que se necesitan varios medios de transporte en una misma operación.

Independientemente del medio de transporte que se elija, el transitario puede asesorar a la empresa sobre cuál es el que mejor se adapta a sus necesidades. Además, puede dar respuesta a cualquier imprevisto que surja durante el proceso de transporte e indicar a las empresas en todo momento en qué lugar se hallan sus mercancías.

Diferencias entre un transitario y un agente de aduanas

Quizás a simple vista puedan parecer lo mismo. Sin embargo, hay diferencias evidentes entre un transitario y un agente de aduanas.

Los agentes de aduanas son personas físicas, sociedades o asociaciones reguladas y autorizadas para ayudar a los importadores y exportadores a cumplir con todos los requisitos que rigen estas operaciones dentro de un país. Estos agentes envían la información necesaria y los pagos correspondientes a la oficina de aduanas del país en cuestión en nombre de sus clientes.

El agente de aduanas también es un experto en logística. Sin embargo, mientras el transitario funciona como intermediario entre un importador y un exportador, el agente supervisa que las operaciones de envío cumplen con las normas relativas a la importación y exportación del país en el que se encuentra.

Es por eso que el agente de aduanas tiene la facultad de decidir que no se realice el envío si una mercancía no cumple con los requisitos para ser transportada. Para que esto no suceda, lo más recomendable será contar desde el inicio con la figura del transitario. Será este quien se encargue de verificar que la mercancía se puede exportar o importar.

El futuro de la empresa transitaria

La transformación digital que está experimentando el comercio internacional es más que evidente. Todas las nuevas iniciativas tecnológicas que se están poniendo en marcha proporcionan una magnífica ventaja competitiva a los transitarios que las sepan aprovechar.

Empresas transitarias como AM Cargo, una de las más destacadas en su sector, ya han adoptado nuevas soluciones de software que le permitan sumarse a la transformación digital de la industria logística. De ahí que la figura del transitario no vaya a perder relevancia en ningún momento, sino que va a seguir estando más que vigente.

De hecho, AM Cargo se ha convertido en el mejor socio logístico para que una empresa pueda crecer en el extranjero. Las facilidades que da a sus clientes para las operaciones de exportación e importación son máximas, tanto si se trata de transporte marítimo como aéreo, terrestre o intermodal.

El transitario, en definitiva, es una figura clave en cualquier operación de comercio internacional. Un intermediario que se encarga de coordinar todo lo relativo a las acciones relacionadas con la exportación o la importación.

Más artículos

Seguro de comunidad: todo lo que debes saber antes de contratar

Conforme a la Unión Española de Entidades Aseguradoras y...